Mienten y saben que mienten

PINOCHO copia

Según un estudio de la empresa de marketing ambiental Terra Choice, el 98% de los más de 2.000 artículos analizados en Norteamérica y comercializados como ‘verdes’ no eran completamente transparentes con la información ambiental transmitida al consumidor.

Existe, a pesar de una regulación más estricta en Europa y en España, un uso abusivo de conceptos y términos como “natural” o “respetuoso con el medio ambiente”, o incluso con el de “ecológico” para otros sectores, como el de la publicidad de automóviles.

Muchas empresas han aprovechado el amplio debate sobre el cambio climático para dar un lavado de cara a sus productos y atraer a consumidores más concienciados. Este uso fraudulento de la publicidad verde es precisamente lo que denuncia esta organización con sede en Ontario (Canadá) en su web, donde define ‘Siete pecados del ‘Greenwashing‘ (‘lavado verde’).

Según el informe publicado por TerraChoice, los productos de limpieza, cosmética y los de niños son las tres categorías que más riesgo tienen de sufrir ‘greenwashing’. En especial, los juguetes y los artículos para bebés atraen conceptos referidos a la salud y al medio ambiente porque los padres tienen un cuidado especial cuando se trata de elegir un producto para sus hijos. Ese uso irregular de la información del producto capta la atención de los padres con mensajes como “juguetes de algodón no tóxicos”, “orgánico” o “pañales biodegradables”.

La organización canadiense llama la atención en especial sobre el concepto “todo natural”. Para los padres, algo natural implica algo bueno y seguro. Muchas sustancias que se encuentran en la naturaleza a la vez resultan venenosas.

Los proveedores de cosmética han incrementado la fabricación y comercialización de productos más respetuosos con el medio ambiente, por lo que es muy habitual encontrar un jabón “100% natural”, un acondicionador “orgánico”, algodones “biodegradables” o una esponja “ecológica”.

TerraChoice ha enunciado los siete pecados capitales del ‘lavado verde’ que suelen cometer la gran mayoría de las empresas que venden un falso producto verde y que podemos detectar si estamos atentos.

El pecado del “impacto oculto” es el primero de la lista de esta organización y consiste en afirmar que un producto es ‘verde’ basándonos sólo en unas pocas cualidades ambientales, sin prestar atención al impacto global producido por la cadena de fabricación.

El segundo pecado que menciona la web es el de “la falta de pruebas”. La falta de certificados reales o de información fácilmente accesible que corrobore lo que dice la etiqueta.

La imprecisión a la hora de describir una etiqueta es el tercer pecado capital. El resultado de no definir bien la información que aparece en los productos o la falta de significado de los mensajes confunden al consumidor.

El cuarto pecado es el del ‘mal menor’: Hay productos que en su conjunto tienen un dudoso beneficio ambiental y se venden como orgánicos o verdes.

El pecado de la mentira. Las empresas mienten directamente sobre los elementos y certificados de sus productos.

Otro pecado que han incorporado a la lista este año es el de “adorar las etiquetas falsas”. Muchas empresas han llegado al punto de falsificar certificados y copiar etiquetas para simular un producto respetuoso con el medio ambiente.

El sector del automóvil no ha estado ajeno a esa fiebre. Durante 2008 hemos asistido a una irrupción de ecoeficiencia que no se correspondía con las estrategias de muchas marcas antes de la aparición de la crisis y muchos productos presentaban la reducción de emisiones sin relacionar la reducción de la potencia como perdida de seguridad.

Etiquetas: , , , ,

Participa

Deja tu comentario

Los campos obligatorios están señalados con el símbolo asterisco (*).


He leído y acepto las condiciones de uso

CONDICIONES: Los datos de carácter personal que Vd. nos facilite serán incorporados a un fichero titularidad de Toyota Canarias, S.A. con la finalidad de gestionar y dar respuesta, si fuera preciso, a los comentarios que realice en este blog, todo ello con sujeción a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.<(p>

Usted responderá, en cualquier caso, de la veracidad de los datos facilitados, reservándose TOYOTA Canarias, S.A. el derecho a excluirle de los Servicios registrados en el caso de que haya facilitado datos falsos, sin perjuicio de las demás acciones que procedan en Derecho.<(p>

Vd. podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición dirigiendo una solicitud y adjuntando una fotocopia de su Documento Nacional de Identidad a Toyota Canarias, S.A - Departamento CRM – Diego Vega Sarmiento, 5 – 35014 Las Palmas de Gran Canaria.<(p>