La tierra llora

lowres_PRI_DET_002

La tierra llora, pero también nos habla, aunque parece que hemos perdido capacidad auditiva y de comprensión de los síntomas que manifiesta de manera cada vez más creciente.

Se atribuye al Gran Jefe Seattle, en una carta dirigida en 1855 al Presidente norteamericano Franklin Pierce, el enunciado del primer manifiesto ecologista de la sociedad preindustrial. “Si os llegamos a vender nuestra tierra, amadla, como nosotros la hemos amado. Cuidad de ella, como nosotros la cuidamos, y conservad el recuerdo de esta tierra tal como os la entregamos”. “¿Dónde está el bosque espeso? Desapareció.¿Qué ha sido del águila? Desapareció. Así se acaba la vida y sólo nos queda el recurso de intentar sobrevivir”.

Los niveles de dióxido de carbono crecen de forma imparable provocando el aumento de  las temperaturas entre 1,5 y 5,5 grados para fin de siglo y, mientras, evaluamos los problemas de costes para la aplicación del Protocolo de Kyoto.

El aumento en el último siglo de la las temperaturas en 0,6º C es especialmente dramático en las zonas más frías del planeta en las que ya se aprecia un deterioro visible con la fusión de los hielos y el aumento del nivel del mar con la consiguiente amenaza de erosión del litoral y de la desaparición de los ríos.

Las nieves del Kilimanjaro se han fundido desde 1912 en un 80%. Los hielos árticos pierden espesor y ha desaparecido un 10% de su masa en los últimos 30 años. La descongelación del Permafrost ha provocado el hundimiento del suelo en zonas de Alaska en hasta cinco metros y Groenlandia es hoy más pequeña.

El crecimiento de las aguas incide directamente en más de 100 millones de personas que viven a menos de un metro sobre el nivel del mar en contraste con el crecimiento de las zonas desérticas y la desaparición masiva de especies de flora y fauna por la alteración de sus hábitat naturales.

El calentamiento global no responde a una pauta cíclica de la naturaleza sino a una acción directa de las actividades humanas en el entorno.

Avanzamos hacia la sociedad del conocimiento, hacia un nuevo estado evolutivo que algunos han definido como la Era del Homo Digitalis y el período de madurez de la sociedad post industrial, pero no hemos resuelto la dependencia de un sistema económico no sostenible.

Los fenómenos atmosféricos y sus consecuencias son más imprevisibles y agresivos. Aumentan los incendios forestales, los lagos menguan, las sequías son más prolongadas, aumentan la intensidad de las lluvias, los inviernos son menos crudos, la primavera se anticipa y el otoño se retrasa, pero a pesar de eso, la estrategia transnacional para un desarrollo sostenible debe consolidarse en Europa, iniciarse activamente en EEUU y la irrupción del gigante chino asumiendo un papel dominante en la historia pone límite al éxito de los esfuerzos locales aislados.

A un nuevo proceso de toma de conciencia del problema mediambiental se añade la necesidad de una globalización de la respuesta para que esta sea efectiva y el escenario descrito reversible.

Hemos perdido referencias y valores. Seguimos sin capacidad para escuchar desde 1855. “Debéis enseñar a vuestros hijos que la tierra es su madre. Lo que le ocurre a la tierra también le ocurre a los hijos de la tierra”

“Nosotros sabemos que la tierra no pertenece al hombre, que es el hombre el que pertenece a la tierra”.

1.300 científicos de 95 países han hecho público un informe titulado Evaluación de ecosistemas del milenio que advierte que 15 de los 24 ecosistemas imprescindibles para la vida en la tierra están degradados o mermados.

La CÍA ha hecho público un informe que afirma que en 2015 más de 3 mil millones de personas vivirán en regiones con escasez de agua. El nivel freático de las grandes zonas de cereales de China disminuyen a un ritmo de un metro y medio al año. El agua per cápita en India descenderá más de un 60% en la próxima década. La malnutrición crónica en el África subsahariana aumentará un 20% en los próximos 15 años.

Debemos darnos prisa.

Etiquetas: , ,

Participa

Deja tu comentario

Los campos obligatorios están señalados con el símbolo asterisco (*).


He leído y acepto las condiciones de uso

CONDICIONES: Los datos de carácter personal que Vd. nos facilite serán incorporados a un fichero titularidad de Toyota Canarias, S.A. con la finalidad de gestionar y dar respuesta, si fuera preciso, a los comentarios que realice en este blog, todo ello con sujeción a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.<(p>

Usted responderá, en cualquier caso, de la veracidad de los datos facilitados, reservándose TOYOTA Canarias, S.A. el derecho a excluirle de los Servicios registrados en el caso de que haya facilitado datos falsos, sin perjuicio de las demás acciones que procedan en Derecho.<(p>

Vd. podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición dirigiendo una solicitud y adjuntando una fotocopia de su Documento Nacional de Identidad a Toyota Canarias, S.A - Departamento CRM – Diego Vega Sarmiento, 5 – 35014 Las Palmas de Gran Canaria.<(p>